You are here: Home > Laws and Politics > Spain / Espaņa

Spain / Espaņa

English
Español

Source/Fuente:

Last update english: March 2014
Última actualización español: Julio 2014

Spain


Laws

Court Rulings
Realties

Laws

In Spain, cannabis is included in the restricted plants list due to its harmful potential (1). To sale and cultivate cannabis is also forbidden (Article 368 PC). Nevertheless, cultivation for research, teaching and therapeutic purposes is allowed (2). Self-consumption is not punishable by law because the consumer is considered a sick person nor a criminal. Also possession prior to consumption is not unlawful, unless such consumption or possession is on the public via (street). The cannabis'seeds are not subject to audit and therefore to buy or selling them is legal.

Regarding the therapeutic use of cannabis, the Spanish authorities recognize the benefits of their effects for some diseases. The 2007 Report of Plan Nacional sobre Drogas, and institution that depends on the Ministry of Health, said that "there is scientific evidence for therapeutic use in the case of nausea and vomiting secondary to chemotherapy, loss of appetite in AIDS and terminal cancer and the treatment of neuropathic pain in multiple sclerosis."

Court Rulings

Jurisprudence based on judicial rulings (STS of December 12 1990 and January 17 1994) says that cultivation for self-consumption it is not a crime, since only cultivations for criminal purposes is a crime and self-consumption it is not it itself a crime (cannabis and its derivatives in the Spanish Criminal Law, Sergio Alvarez Herrero). Although there are frequent arrests because of domestic small plantations of marijuana, most of them are acquitted when self-consumption purposes have been demonstrated (LaVerdad.es 4-10-2008). The Spanish Ministry of Health confirms it in his Report on Cannabis 2006 which states that "the Criminal Code does not consider a crime, in any case, consumption, possession for self-consumption and cultivation of cannabis whenever it is for self-use. There are also favourable rulings on the so-called "collective culture", that is, harvests are shared between members of the same With regard to Cannabis Social Clubs, groups of farmers, who share their cannabis in a closed circle of members the legal situation is still unclear. While there have been several initiatives to regulate the situation in autonomous communities (Basque Country, Balearic Islands, Catalonia), members of the collective farming FAC-Andalucía (South Canal, 03.20.2014) have been procecuted and members of Pannagh have been threatened by up to 22 years in prison.

Usually, Court decisions don't get deeper on the therapeutic purposes and they ruling that there is no crime if the crop is for self-consumption. Two precedents were notorious: in 1999 an Austrian citizen with cancer was acquitted by a criminal court of Barcelona's drug trafficking despite his arrest with two kilos of hashish at the airport in Barcelona. The defendant argued that he consumed the drug for therapeutic purposes. More recently, in 2006, a judge in Alicante acquitted a psychotherapist who cultivated 258 marijuana plants, weighing 3.5 kilos. The judge considered that there was enough evidence to show that marihuana helps the psychotherapist to treat the migraines so he made an inquiry to investigate the varieties." In 2007 the head of the Criminal Justice 1 of Jaen, Jose Antonio Luccini, acquiited Mogon, a neighbor of 33 that was surprised in his marijuana plantation of more than 5.3 kilos by the police. The defence argued that marihuana was for self-consumption to treat a insupportable pain from irritable bowel disease and the Judge acquitted the neighbour although the amount "far exceeded the what may be used for this purpose." Because the defendant voluntarily went in to the marihuana plantation judge considered that this demonstrated "good faith improper from who intended to smuggle."

Realties

In recent decades the Spanish main source of illegal cannabis (hashish from near by Morocco) has been moved by the cultivation for self-consumption. In the context of a major social movement for legal marihuana, paraphernalia grow shops are numerous, as well as associations of farmers claiming for a legal regulation that governs them and avoid the existing "legal vacuum".

The authorized cannabinoid drugs that a doctor can prescribe in Spain are Cesamet® (oral capsules of nabilone) as “medications from abroad” since they are not on the market in Spain, and Sativex® (orobuccal cannabis extract) by the normal way for multiple sclerosis and as “compassionate use” for different indications, for which clinical studies are underway (spasticity in other diseases, neuropathic pain and cancer, among others). The cost of both are provided by the administration.

It is difficult to quantify the number of patients treated with approved cannabinoids in Spain. In addition, there are many patients self-medicate with cannabis. Those patients self-cultivate it or accepts the donation by another grower or growers' association, with relative tranquillity.

(1) Lista de plantas cuya venta al público queda prohibida o restringida por razones de su toxicidad. (B.O.E. núm. 32, viernes 6 febrero 2004)
(2) Protocolo de 1972 de modificación de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes (B.O.E. de 4 de noviembre de 1981).
 

España

LEY

Los tratados internacionales establecidos en la Convención Única de 1961 fueron ratificados por España en 1967 fiscalizando el cannabis y clasificándolo como un Estupefaciente. A pesar de ello, esta clasificación no impide que se pueda llevar a cabo la producción, fabricación, exportación, importación, distribución, comercio, uso y posesión del cannabis siempre que se atenga a “fines médicos y científicos” (Convención Única, artículo 4). Esto es lo que se encuentra corroborado por la Ley 17/1967 española, que con respecto al cannabis admite “usos terapéuticos, científicos y docentes autorizados con arreglo a la presente Ley”. Además, el Real Decreto 1/2015 permite la venta de plantas tradicionalmente consideradas medicinales.

Hasta 2014, a nivel internacional, cada programa de cannabis medicinal iba desarrollándose de acuerdo con los criterios que cada Estado consideraba convenientes. Con el objetivo de unificar unos criterios que estuvieran en consonancia con el Convenio de 1961, en 2014 la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (el órgano de Naciones Unidas encargado del control y la vigilancia de la distribución de estupefacientes en el plano internacional), estableció, mediante su informe anual, las “Medidas de fiscalización aplicables a los programas de uso del cannabis con fines médicos en virtud de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes” (puntos 218-227) (JIFE, 2014). En dicho informe, la JIFE reitera que “La Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes enmendada por el Protocolo de 1972 limita el uso de estupefacientes, incluido el cannabis, a los fines médicos y científicos” (punto 218); y que “La Convención Única permite a los Estados partes el uso de cannabis con fines médicos” (punto 219). Así, “los Estados que deseen crear programas de uso del cannabis con fines médicos que se ciñan a los requisitos de la Convención Única deben establecer un organismo nacional del cannabis encargado de fiscalizar y supervisar el cultivo de la planta de cannabis y de expedir licencias con ese fin” (punto 221). La arriba mencionada Ley de Estupefacientes de 1967, de hecho ya contempla que “un sistema legislativo integrado y completo en la materia debe girar o sustentarse sobre (...) una administración por el sector público, minuciosa y total, de los estupefacientes”. El control de dicho sistema legislativo le corresponde desde entonces al Servicio de Control de Estupefacientes (hoy día llamado Área de Estupefacientes y Psicótropos del Departamento de Inspección y Control de Medicamentos), organismo creado en su día para tal fin y hoy adscrita a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Luego, sin perjuicio de que se creara un organismo especial para el control del cannabis en un eventual programa de cannabis medicinal en España, el organismo que pide la JIFE en su informe de 2014 de hecho ya existe en nuestro país.

En cuanto a investigación con cannabis o derivados, es la propia ley de 1967 la que lo establece: se permite el uso científico. Para investigar es necesario realizar ensayos clínicos que los autoriza la AEMPS. En este sentido, aparentemente, no hay más restricciones que las logísticas y las económicas propias de cualquier ensayo clínico. 

En este sentido, las autoridades sanitarias españolas (AEMPS) reconocen los beneficios terapéuticos del cannabis (por ejemplo, para la esclerosis múltiple), motivo por el que está aprobado, desde 2010, el extracto de cannabis Sativex®. A esto habría que añadir que el informe de 2007 del Plan Nacional sobre Drogas, dependiente del Ministerio de Sanidad, reconoce que "existe evidencia científica para su uso terapéutico en el caso de las nauseas y vómitos secundarios al tratamiento con antineoplásicos, la pérdida de apetito en SIDA y cáncer terminal y el tratamiento del dolor neuropático en la esclerosis múltiple". 

Es un dato público que a inicios de 2018, en España, hay hasta 20.000 hectáreas para el cultivo legal de marihuana. Sanidad ha concedido permisos a cinco compañías, de 160 peticiones, para cultivar cannabis con fines terapéuticos y de investigación (fecha actualización enero 2018). La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha autorizado a Alcaliber para el cultivo, producción, fabricación, importación, exportación, distribución y comercio de Cannabis sativa y sus productos. El destino del cannabis y de los productos del cannabis obtenidos de estos cultivos [extractos, tinturas, principios activos como cannabidiol (CBD), cannabinol (CBN), etc.] sería tanto la exportación, como la fabricación de medicamentos en entidades autorizadas por la AEMPS, la realización de ensayos clínicos autorizados por esta Agencia o fines de investigación. También, ha autorizado a DJT Plants Spain S. L. para la producción y exportación de semillas y esquejes de plantas de cannabis. La especie de cannabis que esta empresa cultiva es una variedad de bajo contenido en THC y alto contenido en CBD y el destino de los esquejes y semillas que se obtienen es la exportación. Y, por último, las entidades Phytoplant, la Universidad Politécnica de Valencia, CIJA Preservation S.L. para cultivar cannabis con más del 0,2% de THC con fines de investigación.

A pesar de todo lo dicho en el anterior parágrafo, en la última década, la actitud de las autoridades en materia de drogas en el Estado español ha sido totalmente contraria a la apertura de cualquier debate en torno a la regulación del mercado del cannabis y muy proactiva en su afán de aplastar la experiencia de los Clubes Sociales de Cannabis y criminalizar las personas que lo impulsaron.

Teniendo en cuenta lo anterior cabría destacar que administrativamente en el Estado español sería posible el desarrollo de un programa de cannabis medicinal. Dicho programa estaría en acuerdo con la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, encargada de establecer los parámetros que debe cumplir un fármaco para ser considerado medicamento. Tal y como se especifica en su artículo 51: «podrán venderse libremente al público las plantas tradicionalmente consideradas como medicinales y que se ofrezcan sin referencia a propiedades terapéuticas, diagnósticas o preventivas, quedando prohibida su venta ambulante». En este caso es fácilmente demostrable el uso tradicional del cannabis, por lo que esta circunstancia sería muy favorable de cara a regularizar el acceso al cannabis medicinal.

Por último, el consumo de drogas ha estado siempre descriminalizado en España, aunque su tenencia y consumo en la vía pública pueden ser multados con un sanción administrativa de 600 a los 30.000 Euros (Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana). La tenencia de plantas destinadas al consumo tampoco está perseguida penalmente, si bien no hay una normativa especifica sobre el número de plantas que puede tener una persona para el autoconsumo. Este vacío legal en cuanto a la provisión de plantas, más la jurisprudencia del Tribunal Supremo (TS) sobre el consumo compartido, han dado pie a este modelo especial de acceso al cannabis conocido internacionalmente como los Clubes Sociales de Cannabis (CSC). Actualmente, se estima que hay unos 800 en funcionamiento en todo el Estado.

SENTENCIAS JUDICIALES

La jurisprudencia basada en sentencias judiciales determinan que el cultivo de cannabis para el auto-consumo no es delito en España. No obstante, se producen con frecuencia aprehensiones de pequeñas plantaciones domésticas. La mayor parte de ellas, si hablamos de consumo individual, acaban en a) multas debido a que las plantas estaban en algún lugar visible desde la vía pública b) en el archivo de las diligencias por parte de los jueces o c) con sentencias absolutorias tras la celebración del juicio si se constata que la finalidad del cultivo era el consumo propio. A lo anterior habría que añadir que son escasas las sentencias judiciales que refieren específicamente al carácter terapéutico de la finalidad del cultivo. A pesar de que en muchos casos los denunciados por cultivo habían alegado que su uso era con fines terapéuticos, las sentencias judiciales no suelen entrar a valorar el fin médico del mismo y se limitan a dictaminar que no hay delito en el cultivo para consumo propio. En este sentido cabe mencionar algunos precedentes:

En 1999, cuando un ciudadano austriaco con cáncer fue absuelto por un juzgado de lo penal de Barcelona del delito de tráfico de estupefacientes pese a su detención con dos kilos de hachís en el aeropuerto de Barcelona. El acusado argumentó que consumía la droga con fines terapéuticos. 

En 2006, cuando un juez de Alicante absolvió a un psicoterapeuta que cultivó 258 plantas de marihuana, que pesaban 3,5 kilos, al considerar probado que el acusado las utilizaba porque le eran útiles para sus migrañas. Un tercer caso sería el del magistrado titular del Penal 1 de Jaén, quien incluyó en 2007, como razón entre los datos "objetivos" a considerar para absolver a un acusado de un delito de tráfico de drogas, que padecía de colon irritable. El magistrado entendió creíble la tesis que sostuvo de la defensa de que la droga era para autoconsumo terapéutico. 

El caso más reciente es de 2018, en Cataluña, donde el juez absolvió a un hombre al que la policía encontró casi 2.000 plantas en su casa con por que con ellas fabricaba cremas que utilizaba para paliar los fuertes dolores que sufre desde hace casi 30 años, fruto de un accidente de tráfico.

En otro orden de cosas, a finales de 2017 el Tribunal Constitucional (TC) anuló la Ley Foral navarra destinada a regular los clubes de cannabis. El alto tribunal creó una doctrina por la que ninguna comunidad autónoma podía legalizar los clubes de cannabis en todo el territorio español. También en esas fechas el TC paralizaba la ley catalana que regulaba el cultivo y el transporte de marihuana y quedaba pendiente de resolver si se correspondía a la Carta Magna. De nada sirvió que se argumentara que estas normas "establecen una cobertura legal para las actividades de consumo de cannabis invocando el ejercicio legítimo de un derecho fundamental, el de asociación". La combinación de estas resoluciones del TC afecta muy negativamente a los clubes cannábicos, ya que determinan que su actividad es delictiva conforme al Código Penal y las comunidades autónomas no pueden hacer nada para evitarlo debido a la falta de competencias legales.               

Más problemática todavía resulta la situación jurídica de las personas responsables de CSC -cultivo colectivo- que en fechas recientes ha estado marcada por los casos judiciales contra las personas responsables de los CSC Pannagh, Three Monkeys o Ebers, y que afectan a la consideración legal de los Clubs Sociales de Cannabis y la doctrina del «uso compartido» en la que se amparan. El Tribunal Supremo considera los clubes cannábicos en su forma estándar, con un grupo amplio de personas y abierto a nuevas incorporaciones, cometen un delito en el momento en que comienzan a cultivar cannabis y distribuirlo entre sus miembros. Y, el Tribunal Constitucional lo ha ratificado.

Además de todo esto, y al margen del marco estrictamente judicial, a continuación presentamos una breve enumeración de distintas Proposiciones No de Ley (PNL) de grupos políticos de ámbito tanto nacional que se han presentado desde 2017. Estas PNL son un tipo de propuestas no vinculantes que, en este caso, están dedicadas al cannabis e instan al Gobierno Central y al poder legislativo a promover un debate en profundidad sobre el tema. 

PNL’s nacionales

Partido Político = Esquerra Republicana de Cataluña (ERC): legalización del cannabis y apertura de ponencia en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas en el Senado.

Partido Político = Ciudadanos (C’s): Apertura ponencia de estudio, en la comisión de Sanidad, de la regulación del mercado del cannabis medicinal.

Partido Político = Podemos: apertura de una ponencia de debate en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas en el Senado.

Partido Político = Partido Socialista Obrero Español (PSOE): apertura de un debate integral y en profundidad en la Comisión Mixta del Senado.

Cabría añadir a este resumen que la situación política actual es compleja. Es cierto que por una parte en estas iniciativas se recoge el punto de vista de muchas partes de la sociedad que están a favor de actualizar las leyes que afectan al cannabis, pero ciertos partidos pueden entorpecer el proceso. El Partido Popular por ejemplo, tradicionalmente alineado con las políticas prohibicionistas, es probable que ponga trabas y, al mismo tiempo, en otros partidos restantes hay un debate interno que se encuentra lejos de ser claro. El partido político con más representación parlamentaria y, a la vez, con una determinación más explícita a regular el cannabis es Podemos. Se puede decir que aún queda mucho camino por recorrer, pero que la cantidad y el apoyo de las propuestas es muy positivo. 

REALIDAD

En España, unos 2,2 millones de personas entre los 15 y los 64 años afirmaron haber consumido cannabis en el último mes en encuestas realizadas entre diciembre de 2015 y abril de 2016 por parte del Ministerio de Sanidad. Más o menos se trata del 7,3 % de la población y contrasta con el 6,6 % que se obtenía en estudios anteriores de 2013. 

Desde 2010, Sativex está aprobado para el tratamiento de la espasticidad asociada a la esclerosis múltiple como única indicación, si bien se puede utilizar como uso compasivo para el tratamiento de otras patologías médicas, principalmente el dolor neuropático crónico.

En cuanto al apoyo a la regulación entre la población española, en 2014 se publicó un estudio que mostraba que un 47,8% defendía que se pueda vender en farmacias o lugares autorizados, y un 6,1% era partidario de la venta sin restricciones. Es decir, había ya un 53,9% de partidarios de legalizar la venta, frente a un 46% que decía estar en contra.

También aumentan las iniciativas de la sociedad civil organizada que abogan por una legalización cannábica. Junto a los más de 800 clubes cannábicos repartidos por todo el territorio español, existen diversas plataformas y movimientos que trabajan por apoyar propuestas que regulen la producción y el consumo, algo que sin duda demuestra el interés por la situación legal planta. Asimismo, las tiendas de semillas y parafernalia para el cultivo son numerosas (se estima que 1.200 en todo el Estado).

Entrando en la cuestión medicinal, nos encontramos con que en España hay muchos médicos, sobre todo oncólogos, unidades de dolor, reumatólogos, neurocirujanos y otros especialistas, que recomiendan fuera de consulta el uso del cannabis, pero el enfermo se encuentra en la misma situación que si lo comprara para uso lúdico. Se expone a ser multado por tenencia y a sufrir los riesgos de un producto carente de una mínima garantía de calidad

No es posible cuantificar el número de pacientes bajo tratamiento con cannabinoides en sus diferentes formas, pero hay constancia de que además de los enfermos bajo tratamiento con medicamentos cannabinoides hay muchos que recurren al propio cultivo o a la donación por otro cultivador o asociación de cultivadores con relativa tranquilidad. Diversas entidades tratan de dar voz al colectivo: CANNABMED, Unión de Pacientes por la Regulación del Cannabis, Observatorio Español de Cannabis Medicinal.

Por último resaltar que una posible solución para modificar el estatus del cannabis medicinal sería regular el autocultivo y crear un sistema de licencias para cultivos controlados que garanticen la seguridad del producto (siendo este susceptible de ser distribuido en dispensarios terapéuticos bajo control estatal y/o farmacias). Esta realidad, existente en otros países, muestra que es factible impulsar este cambio, para lo cual es necesario informar a los pacientes y a aquellos profesionales sanitarios interesados en conocer las propiedades medicinales de la planta. Además de esto sólo se necesitaría voluntad política, dado que una regulación no contraviene ninguna ley nacional ni internacional y puede ayudar a mejorar la calidad de vida de miles de personas que pueden beneficiarse del tratamiento mediante el uso del cannabis y sus derivados.

 

 

 

Members only

Please click here to visit the Members Only Area with a film to honour Prof Raphael Mechoulam, 
Please click here to become a member.

IACM on Twitter

Follow us on twitter @IACM_Bulletin where you can send us inquiries and receive updates on research studies and news articles.